CHABUCA GRANDA
 HOMENAJE A CHABUCA GRANDA
 AUDIOVISUALES DE "LA FLOR DE LA CANELA", "FINA ESTAMPA", "EL PUENTE DE LOS SUSPIROS", "EL SURCO"
 CHABUCA GRANDA, DATOS GENERALES
 CHABUCA GRANDA, por Biografías y Vidas
CHABUCA GRANDA, por Estación Tierra
 CHABUCA GRANDA, por Wikipedia
 
 


HOMENAJE A CHABUCA GRANDA


En esta ocasión, al cumplirse el vigésimo aniversario de su muerte, rendimos un homenaje a Chabuca Granda Larco, que nació en Apurímac el 3 de setiembre de 1920 y murió en Miami el 8 de marzo de 1983.

Reproducimos artículos aparecidos en diversos medios a lo largo de estos años, que forman parte de nuestro disco compacto "Warmi".

En un atentado cultural, "Confidencias", película-homenaje a Chabuca de la cineasta Martha Luna, realizada en 1988, no fue presentada en la cartelera comercial, pues los exhibidores – juicio de por medio - se negaron a hacerlo, aduciendo que la película no era comercial. Hacemos votos para que su legado no se pierda, existen cientos de sus composiciones que permanecen aún inéditas. Los organismos competentes deberían tomar cartas en el asunto, y poner a disposición de peruanas y peruanos toda su creación.

CHABUCA Canela en Flor

En el aniversario de Chabuca Granda, la hija de Victoria Angulo recuerda la génesis del valse que la hizo canela. Historia y vigencia de un valse que nació desde un balcón que miraba a La Colmena.

Escribe: CESAR LEVANO

Esa noche, en su casa de la Plaza Dos de Mayo, el cantor del "Felipe Pinglo", José Moreno, celebraba su cumpleaños con la jarana de reglamento. Una invitada era la novel compositora Isabel Granda. Hacia la madrugada, la joven abrió las ventanas del balcón y contempló La Colmena. Entonces soñó la ciudad, la ciudad dormida bajo la niebla y el lucero del alba. Y dijo: -Déjame que te cuente, limeño. Déjame que te diga la gloria del ensueño que evoca la memoria-.Y volviéndose al grupo criollo exclamó: -¡Ya tengo la expresión! Pero las canciones no nacen del aire. Tienen su germen, su entraña, su trayecto. Déjenme que lo cuente Juanita. Juanita Loyola Angulo, hija de Victoria Angulo, la inspiradora de "La Flor de la Canela": -Mi madre había conocido a Chabuca jovencita, cuando ésta iba a la casa de doña María Isabel Sánchez Concha de Pinilla, en Barranco. En 1947, lo sé con precisión porque ese día Chabuca me firmó un álbum de autógrafos, mi madre la llevó a una fiesta en nuestra casa, que era un corralón frente al Puente de Palo, que ya no existe. Estaba en la curva del tren para Ancón .... Era un corralón a donde llegaban todos los músicos. Entre ellos, Elías y Augusto Azcuez Villanueva, que eran primos hermanos de mi madre. También iban Bartola Sancho Dávila, prima de mi madre, Manuel Covarrubias, Pablo Casas Padilla, Luciano Huambachano, toda la real academia del criollismo.

En esa época, Chabuca tenía tres valsecitos. Uno de ellos era "Mi ofrenda". Quería que los cantaran, pero no conocía el ambiente. Entonces María Isabel le dijo: "Yo te voy a llevar donde Victoria. Ahí van todos. Y un día llegó Maricucha con Chabuca y Louise Darius, una bailarina de ballet francesa.... Maricucha estaba siempre vinculada con los artistas. Iba a la casa con los Graña, con todos ellos. Allí la vieron algunos chicos de entonces: Oscar Avilés, Alejandro Cortez y Augusto Egoaguirre, de "Los Morochucos". En esa época, Chabuca no sabía cómo agradecerle a mi mamá. Y le hizo "La flor de la canela". ¿Qué ocurrió después de esa noche en casa de José Moreno? ¿Chabuca fue y le cantó a doña Victoria?-No. Fue una sorpresa que le dio el día de su santo. Chabuca estaba haciendo el valse desde hacía meses. En esa época ella trabajaba en la Antigua Botica Francesa. Era consejera de los productos de belleza Helena Rubinstein. Entonces, cuando mi hermana y yo pasábamos por el jirón de la Unión, nos convidaba el heladito. Servían los helados en una conchita. Era precioso cómo los servían. Chabuca nos llevaba después al baño para cantarnos lo que estaba componiendo. Los pedacitos que iba escribiendo de "La Flor de la Canela". El 21 de julio de 1950, día en que mi madre cumplía 48 años, le cantó el vals. -Cuando Chabuca dice: "del puente a la Alameda, menudo pie la lleva", ¿se está refiriendo al Puente de Palo?- Claro. Ella hablaba del Puente de Palo. Sin duda por eso dice: "ahora que aún se mece en un sueño el viejo puente, el río y la Alameda".

Chabuca Granda en la Alameda, su contexto por excelencia. -Los Azcuez me dijeron que eran tíos de Alejandro Villanueva... ¿También él era jaranista? -No. Con esa gente se juntó, para darles su inspiración y para recibirla, Chabuca Granda Larco, la que un día dijo a su amigo argentino Antonio Rodríguez Villar: "El éxito me hizo ver otros sitios, otros ámbitos y conocí más a mi país. Me di cuenta de que yo había ascendido al pueblo". No era sólo la tradición, porque era también la esperanza. Lo dijo en su valse dedicado al Perú: "Es un gigante al que arrullan sus anhelos. Bello durmiente que sueña frente al cielo". Lo cantó el niño Mariano Huaychillo el día de su entierro. Con sus ojos azules, bajo la niebla color perla que el lucero doraba, Chabuca Granda abría ventanas a un ensueño, a una enredadera de ilusión y memoria. Había ascendido al corralón de su pueblo, y allí sembró una flor. Chabuca, una canela que florece mucho.


La Recuerdo.
Chabuca según sus amigos.


Té limeño: Julio Ramón Ribeyro y César Calvo con la señora Granda.

Cecilia Barraza tenía veintiún años cuando quiso cantar "Cardo o Ceniza", canción dedicada a Violeta Parra y a su amor frustrado por un joven quenista suizo. Cecilia recuerda haberle dicho: "señora, quiero cantar `Cardo o Ceniza'. No, me contestó, esa canción sólo puede ser cantada por señoras. Sólo después de mucho tiempo comprendí por qué". En otra oportunidad, alguien le cantó equivocándose en la letra, uno de sus temas. Cuando Chabuca se levantó entre aplausos -siempre manteniendo la diplomacia- dio unos pasos hacia el cantante y abrazándolo, lo besó en la mejilla. Lo que nadie entrevió es que la ya afamada compositora le susurró al oído con una gran sonrisa: cuando la sepa, cántela. Andrés Soto fue también alguien especial en la vida de Chabuca. Ella celebró siempre el talento del compositor. "Una vez me dijo que siempre que quisiera ir a verla lo haga. No importaba la hora. Me aparecí en la madrugada y después del susto de su empleada al tener que despertarla, me recibió y mandó destapar una botella de whisky para mí. Siempre tenía esos detalles. Nos quedamos hasta que amaneció. Yo le canté una nueva canción y terminamos desayunando con jugo de naranja y tostadas". Magda Figuerola y Elena Bustamante recuerdan cada detalle. Echadas en la cama después de un gran almuerzo, leían diferentes dietas que algún lunes esperaban empezar. Susana Baca lo que más recuerda es su olla de tallarines, "poetas, músicos, políticos, todos iban llegando, y ella agregaba más agua y tallarines, para que todos comiéramos".

Chabuca y el Poeta

César Calvo, amigo entrañable y confidente, habla por primera vez sobre la genial compositora. ... Calvo: "Ahora ya puedo hablar de Chabuca como una maravillosa amiga que se ha ido de viaje...". "Yo soy la famosa, pero la importante es Victoria Angulo, el personaje de mi canción."

Además de poeta de fina sensibilidad, es un fogueado periodista y escritor profuso. En la actualidad viene trabajando, simultáneamente, cinco libros, entre ellos "Variaciones Rumanas", prologado por César Miró, que espera editar en el extranjero. Sin embargo, con su proverbial humor, dice: "Aunque yo siempre he preferido ser mi propio ladrón. Me edito yo mismo". A continuación, sus testimonios sobre Chabuca.

Entrevista: DOMINGO TAMARIZ LUCAR
Cuéntame de la primera vez que hablaste con Chabuca.

-La conocí en casa de Mané Checa Solari. Había una reunión. Creo que estaba Szyszlo, creo que estaba Blanca Varela, César Durand. Y entonces estaba Chabuca Granda, guapísima, muy hermosa. Sería el año '61. Entonces yo me le acerqué intempestivamente, y le dije: Señora, yo me llamo César Calvo. Me miró medio desconcertada, como preguntando ¿qué?, y yo le dije, sabe, quiero que me disculpe una cosa, yo soy mitómano de profesión. Entonces me miró con terror. Yo ando diciendo que la canción Puente de los Suspiros, que usted acaba de dar a conocer me la dedicó a mí; que yo soy el poeta ahí que la espera en el puente. Yo en esa época vivía en el Puente de los Suspiros, en la bajada, en el 363. Chabuca estaba asustada. Yo quiero pedirle un favor, no me desmienta cuando le pregunten. Y ahí empezó una amistad.

¿Qué te cautivó de ella?

Un hombre que conoció a Chabuca y no se enamoró perdidamente de ella, no es hombre. Tiene que haberse enamorado de Chabuca. Todos los que la rodeábamos la seguimos amando; hombres, mujeres y patos, estamos enamorados de ella para siempre. Y Chabuca tuvo el suficiente tino de darse cuenta que conmigo iba a ser una pérdida de tiempo lo del romance. Nunca lo aceptó. Me rechazó. Me dijo que prefería mil veces ser mi amiga toda la vida y no ser mi amor eterno de un solo día.

¿Cómo se desenvolvió esa amistad?

-Esto nunca lo he contado. Al comienzo me mortificó, me dolió en mi vanidad, pero después comprendí que era una mujer, además de hermosa, sabia. Porque andando el tiempo me demostró que era mucho más positivo, más bello para nosotros, ser amigos, entrañablemente amigos.

¿Cómo componía Chabuca?

-De la manera más diferente siempre. Pero era perfecta. Cuando decía esto ya está, ésa era una obra perfecta. Yo soy testigo de su evolución, más literaria que musical. Porque musicalmente ella es un genio de nacimiento. Si recibió alguna influencia, creo que es la de Pablo Milanés, a quien escuchó por primera vez el año '66, y a partir de entonces se puede ver un cambio en la melodía de Chabuca. No sé si una influencia musical en Milanés, pero sí un cambio en la dirección hacia donde iba el viento de Milanés. Cuando Chabuca lo escuchó, me dijo éste es un genio. ¿Quién es? Yo le dije que es un profesor cubano. ¿Qué edad tiene? Tendrá 23 años. Casi se desmaya. Este genio está haciendo lo que yo he querido hacer siempre: los lied, donde la melodía varía de una estrofa a otra, no se repite nunca, varía según la letra, según la intención. ¿Tienes una foto de él? Yo tenía en la maleta una foto de Pablo, donde me está acompañando en la guitarra, yo estoy cantando en La Habana.

No te creo

-Yo era cantor. El era mi guitarrista. Allí está la foto, Pablo está acompañándome y yo cantando. Y otra donde está Pablo sólo cantando en una reunión en casa de María Luisa Salsamet, actualmente directora de la Casa Las Américas. Y entonces saqué la foto de Pablo, y Chabuca la puso en un marco de plata.

Como poeta, ¿qué comentario te suscitan las letras de sus canciones?

-Los últimos temas que yo escuché en Chabuca ya no necesitaban ninguna observación mía. Yo antes le sugería, suponte, el segundo verso no está correcto, no hay un mismo nivel entre el comienzo y el final. Y ella se empeñaba y cambiaba y cambiaba, hasta que yo opinaba que estaba bien todo. Confiaba mucho en mí, como compositor y poeta. Las últimas canciones que me mostró eran poemas perfectos. Como letras solas eran perfectas. Yo le decía no hay nada que tocar, ni una sola coma. Has llegado a la cima de la perfección. Eso sucedió, como tres años antes de morir.



Monumento a Chabuca Granda en Barranco
y Milagros Larco, sobrina de la compositora.

Y la letra de ¿La Flor de la canela? Recuerdo que algunos deslenguados decían que en ella estaba la mano de Porras Barrenechea.

-En esa época yo no la conocía a Chabuca. Yo no puedo darte fe. Pero tengo entendido que la letra y música es íntegramente suya. A Porras Barrenechea lo quería mucho. Tengo entendido que ella le mostraba sus letras. Chabuca tenía dos ídolos en su casa: Raúl Porras Barrenechea, su padre, papá de Chabuca, y luego Dios, a los cuales se sumó Pablo Milanés.

Tengo entendido que a Heraud le dedicó más de una canción. ¿Cómo explicas ese arrobamiento, digamos, esa exaltación, César?

-Le dedicó diez canciones a Javier Heraud. No lo conoció nunca personalmente, eso es algo que hay que contar porque la gente cree que eran amigos. Lo conoció a través de mis recuerdos y de la presencia de Javier en mi vida y en mi obra. Ella, entre 1963-64, no compone nada, enmudeció. Hizo suyo el drama de Javier. Después de un año la genial Chabuca Granda volvió a romper a cantar. Pero ya era otra voz, con la consabida, digamos ideología, que es lo secundario en un poema pero que existe. Hizo entonces Las Buenas Flores de Javier y después El Fusil del Poeta es una Rosa. Luego una canción que se llama "Silencio" para ser cantada; Una Canoa en Puerto Maldonado. Hizo diez temas a Javier.



Teresa Fuller Granda (dcha.), hija de la compositora limeña
y Mª Laura Quiñones Urquiza, amiga de Teresa, con ocasión del
homenaje a Chabuca Granda en Buenos Aires (2008).

¿Cómo era Chabuca?

-No sé, hermano. El otro día, hablando con Elsa María Elejalde y César Lévano, yo dije una cosa que sostendré siempre, no podemos hablar de las mujeres porque cada mujer es diferente de todas las demás, y es diferente de sí misma, cada mujer es un mitin, un montón de gente, que varía de un momento a otro. Yo tengo la suerte de que la memoria me sea visitada todos los días por algunas de las Chabucas que conocí. Y me alegra la memoria y me la llena de sol. ¿La acompañaste alguna vez a una gira al exterior? -Una vez, por ejemplo, partimos rumbo a Río de Janeiro. Presentamos una canción. Compartí la letra, hice algunos reparos, y ella me puso como coautor generosamente. En realidad, puse cuatro o cinco palabras, pero ella era muy delicada en eso. La letra se llama El Barco Ciego, y está registrada supongo, salvo error u omisión de los hijos. La presentamos al Festival Internacional de Río. Viajamos con Patricia Aspíllaga, que la interpretó. Patricia por su belleza no necesitaba hablar. Ella ganó un premio como la más bella intérprete del festival. Patty es una de las mujeres más bellas y generosas que he conocido.

O sea, acompañaste a Chabuca en más de una gira.

-Sí, hemos estado en Ecuador, en Buenos Aires, en Venezuela, allí es donde ella me presentó a Manzanero, que era muy adorador de Chabuca, y yo le presenté a un amigo mío que se llama Papillón. Chabuca quería conocerlo. Ya había presentado su novela, que fue un best seller. Cuando nos tomaban foto decía: yo soy el poeta Calvo y él es el delincuente. Desgraciadamente nadie los fotografió.

¿Por qué te negaste a hablar de Chabuca durante tantos años? -Si antes no he querido hablar de muchas cosas de Chabuca es porque para mí era particularmente doloroso aceptar su muerte. Pero como el tiempo desgraciada y felizmente pasa con nosotros. Ahora yo puedo hablar de Chabuca como una maravillosa amiga que se ha ido de viaje y por el momento no está con nosotros.

¿Cómo la definirías?

-¿Cómo se puede definir brevemente al Amazonas? Sabes cómo, zambulléndose en el río. Lamentablemente nunca me zambullí en Chabuca. Chabuca fue un río permanente que sigue arrollándome. No permitió que nadie se humedezca con sus lágrimas.

¿Cómo recibiste la noticia de su muerte?

-Hasta ahora no la recibo. Alan García me llamó por teléfono. Me dijo ha muerto Chabuca, me dijo vamos juntos. ¡No, le dije, no voy a ninguna parte! No sé nada ni entiendo nada. Me fui a mi casa de Chaclacayo y me encerré. No vi a Chabuca muerta, no vi nada, ni la televisión, ni la radio. No sé nada, primera noticia la que me das.

¿Qué hiciste durante ese tiempo?

-Me encerré. Me puse a leer, a escribir. Punto. No sé nada. Tú me acabas de dar una noticia que ahora tal vez pueda recibir sin dolor.

¿Desde cuándo ella manifestaba ese terrible mal?

-Te doy un dato que nadie sabe. Meses después o dos años después de que Chabuca teórica y físicamente partió, me busca Alfredo Granda, que en esa época era presidente del directorio de Faucett, primo hermano de Chabuca. Me cuenta que él recibió un encargo de Chabuca horas antes de morir en Estados Unidos y que se olvidó o no supo dónde encontrarme. Te lo doy ahora me dice Alfredo. ¿Sabes qué pasó? Alfredo llegó a Miami y llamó al hotel donde habitualmente se aloja él y su hijo cuando estaban de paso por Miami, y pidió con Granda, o sea con su hijo, y la telefonista le dio Granda, con Chabuca, que estaba alojada en el hotel, por razones que la casualidad desconoce. Entonces Chabuca le dijo ¡Coco! En estos instantes estoy yendo al hospital, me van a operar dentro de unas horas. Justo a tiempo me llamas. Hazme un favor, apunta un teléfono. Es de la mamá de César Calvo. Dile a César que me despido de él. Entonces Antonio le dijo: no entiendo. El sí te va a entender. No te preocupes, dile que me despido de él... y colgó.

Premonitorio.

-Fue su último... (la voz del poeta se torna inaudible).

Finalmente César, a Chabuca ¿cuál de sus canciones la halagaba más?

-Yo creo que ella tenía pasión por todas sus canciones, como por todos sus hijos la misma pasión. A mí, especialmente te digo, la canción que me gusta más es Cantedurías. Cantero, cantera de cantedurías... (se pone a entonarlas) Cantero cantera de cantedurías ... Cantero cantera de cantedurías...(canta con voz magníficamente modelada). Que si no me cantas ya no me cantedurías. (Hace un juego de palabras) y dice:
Todas las puertas cerradas, todas perdidas.
Todas las puertas cerradas, todas perdidas.
Todas las calles ajenas, sordas, todas sombrías.
Para picar la piedra, cantero, si está dormida.

Fotos obtenidas de la Antología de Chabuca Granda. Lima, Empresa Editora de El Comercio, octubre 2001.5 vols. y de archivo personal.

CENDOC-MUJER - LIMA-PERU
CAMPAÑAS DE DIFUSIÓN: "EFEMÉRIDES" No. 2
Miraflores, 7 de febrero del 2003

Página editada por Leopoldo de Trazegnies Granda
Enlace http://www.trazegnies.arrakis.es/chabucagranda.html

____________________________________________________________________________________________

AUDIOVISUALES DE "LA FLOR DE LA CANELA", "FINA ESTAMPA", "EL PUENTE DE LOS SUSPIROS", "EL SURCO"

GUITARRA: Alvaro Lagos CAJON: Caitro Soto CUCHARAS: Eusebio Sirio "Pititi"



_____________________________________________________________________________________________

CHABUCA GRANDA

Presentación

Brillante autora y compositora, que dio prestigio internacional a la canción costeña del perú. Constituye un emblema autoral que define nuevos horizontes para la poesía musicalizada nacional.

Su talento creativo se manifiesta en sus obras musicales “La flor de la canela”, “Lima de veras”, “José Antonio”, “Fina estampa”, “El gallo camarón” “Bello durmiente”, “Coplas a fray martín”, “Cardo o ceniza”, “El dueño ausente”, “Mi ofrenda”, “El puente de los suspiros”, “Zeñó manué”, “Carnaval de calles”, que fueron las más difundidas; sin embargo, la obra de la gran maestra, fue vasta, conservando un elevado nivel poético y musical, que la destaca nítidamente en su generación y las posteriores.

Datos biográficos


Chabuca Granda

Chabuca Granda Perú Pese a estar identificada con la ciudad de Lima, María Isabel “Chabuca” Granda Larco nació en septiembre de 1920 en una zona de minas de cobre ubicada en el departamento peruano de Apurímac.Nace en Cotabamba a 4.800 metros de altitud. Aunque cantaba desde niña, su carrera comocantautora se inició tras su divorcio, que provocó un escándalo en la sociedad limeña de aquel entonces.

De su nacimiento solía decir: “He visto la luz muy cerca del sol de los incas, una mañana soleada, entre vetas de oro, amor y sacrificio, soy, pues, hermana orgullosa de los cóndores, nací tan alto que solía lavarme la cara con las estrellas.”

El primer período de su producción creativa fue netamente evocativo y pintoresco; Chabuca le cantó a la Lima antigua señorial de fines del 1800. A esta etapa pertenecen los clásicos “Lima de veras”, “La flor de la canela”, “Fina estampa”, “Gracia”, “José Antonio” y “Zeñó Manué”, entre otros.

Por aquel entonces, Chabuca rompió la estructura rítmica convencional del vals, y sus melodías. Su producción también revelaba una estrecha relación entre letra y melodía, que fue variando con el tiempo hacia una tendencia poética cada vez más sintética.

Con el paso del tiempo, Chabuca modificó incluso las estructuras de la poesía convencional. A esta última etapa pertenece un ciclo de canciones dedicadas a la chilena Violeta Parra y a Javier Heraud, poeta peruano muerto en la revolución de Velasco Alvarado.

En sus últimos años, Chabuca Granda interpretó un repertorio ligado al renacimiento de la música negra afro-peruana que, a pesar de haber estado presente a nivel popular, había sido denostado por razones sociales y raciales. Manejó con maestría “negra” el abanico de ritmos que han enriquecido por años la música popular peruana.

En 1983, Chabuca murió por una disfunción cardiaca en una clínica de los Estados Unidos. Su voz y su vasta creación se extendieron más allá de las fronteras de su país, recreadas también por intérpretes de todo el mundo que han visto en sus obras una fina y sensible expresión de la música del Perú. María Isabel Granda Larco nació en septiembre de 1920, en una zona de minas de cobre ubicada en el departamento peruano de Apurímac.

Exitosa carrera musical

Comienza a cantar a los 12 años de edad, pero su despliegue personal como cantautora se inicia luego de su divorcio, que fue visto como un escándalo para la sociedad limeña de aquella época.

El primer período de su producción creativa es netamente evocativo y pintoresco; “Chabuca” –este es el nombre con el que se hizo llamar. Le canta a la Lima antigua señorial de fines del 1800.

Es la ciudad que ella conoció a través de su padre, la del barrio del Barranco, de grandes casonas francesas, con inmensos portales y jardines de invierno. A esta etapa pertenecen “Lima de Veras”, “La flor de la Canela”, “Fina Estampa”, “Gracia”, “José Antonio”, “Zeñó Manué” y muchas otras. En sus últimos años, Chabuca Granda interpretó un repertorio ligado al renacimiento de la música negra afro-peruana que, a pesar de haber estado presente a nivel popular, había sido denostado por razones sociales y raciales.

Prácticamente, empezó su carrera en el mundo de la música componiendo y escribiendo tras su divorcio. Anécdotico fue que su primera canción la compuso como castigo al perder un juego. Comenzó a cantar más tarde, lo hizo casi a los cuarenta años cuando la “Flor de la Canela” ya era conocida en muchos países.

Para componer se inspiraba en personas que convertía en personajes de sus canciones, su padre el caballero de “Fina Estampa”, su madre fue musa para “Gracia”, “José Antonio” era un amigo de la familia amante y defensor del caballo de paso peruano, “Cardo o Ceniza” dedicada a Violeta Parra,“Las Flores Buenas de Javier” inspirada en el poeta peruano Javier Heraud.

Compositora y divulgadora de la música criolla

Ha sido la gran divulgadora de la música criolla y de los ritmos afro-peruanos, ha conseguido que la música peruana se escuche mucho más allá de las fronteras de su país, sobre todo, gracias a la “Flor de la Canela”, su canción más emblemática y conocida. La protagonista de este tema es Victoria Angulo, “Doña Victoria Angulo, señora limeña de fina raza negra, por quien Lima tendría que alfombrarse para que ella volviese a pasear de nuevo por sus calles”, así es como hablaba de la inspiradora de la “Flor de la Canela”. Corría el año 1950 cuando compuso este tema que fue su quinta canción.

Tiene firmadas un total de 400 canciones, registradas 150, de éstas se han escogido grabaciones realizadas entre 1963 y 1980 en Perú, Argentina, México y España para la antología “Criollísima”. Donde encontramos canciones en las que recuerda a Lima y a esas personas que ha hecho personajes dentro de su música criolla y ritmos afro-peruanos. Puede ser un gran privilegio escuchar estas canciones y dejar a Chabuca que nos cuente, que nos cante y que nos hable del ensueño que evoca la memoria del viejo puente, el río y la alameda; del caballero de fina estampa que al andar reluce la acera; del joven ausente que entregó su sangre haciendo guerra con sus flores buenas... y que al paso de la flor de la canela se estremece la vereda al ritmo de sus caderas.

Chabuca Granda según sus amigos


Monumento dedicado a Chabuca Granda, ubicado en el distrito de Barranco

  • Cecilia Barraza tenía veintiún años cuando quiso cantar "Cardo o Ceniza", canción dedicada a Violeta Parra y a su amor frustrado por un joven quenista suizo. Cecilia recuerda haberle dicho: "señora, quiero cantar `Cardo o Ceniza'. No, me contestó, esa canción sólo puede ser cantada por señoras. Sólo después de mucho tiempo comprendí por qué".
  • En otra oportunidad, alguien le cantó equivocándose en la letra, uno de sus temas. Cuando Chabuca se levantó entre aplausos -siempre manteniendo la diplomacia- dio unos pasos hacia el cantante y abrazándolo, lo besó en la mejilla. Lo que nadie entrevió es que la ya afamada compositora le susurró al oído con una gran sonrisa: cuando la sepa, cántela.
  • Andrés Soto fue también alguien especial en la vida de Chabuca. Ella celebró siempre el talento del compositor. "Una vez me dijo que siempre que quisiera ir a verla lo haga. No importaba la hora. Me aparecí en la madrugada y después del susto de su empleada al tener que despertarla, me recibió y mandó a destapar una botella de whisky para mí. Siempre tenía esos detalles. Nos quedamos hasta que amaneció. Yo le canté una nueva canción y terminamos desayunando con jugo de naranja y tostadas".
  • Magda Figuerola y Elena Bustamante recuerdan cada detalle. Echadas en la cama después de un gran almuerzo, leían diferentes dietas que algún lunes esperaban empezar. Susana Baca lo que más recuerda es su olla de tallarines, "poetas, músicos, políticos, todos iban llegando, y ella agregaba más agua y tallarines, para que todos comiéramos".

Creación de la Flor de la Canela

La Flor de la Canela, a fuerza de tararearse e interpretarse bajo todos los cielos de casi todo el planeta, es la canción que identifica al Perú. Aquí, la historia y vigencia de un valse que nació desde un balcón que miraba a La Colmena.

Una noche, en su casa de la Plaza Dos de Mayo, el cantor del "Felipe Pinglo" José Moreno celebraba su cumpleaños con la jarana de reglamento. Una invitada era la novel compositora Isabel Granda. Hacia la madrugada, la joven abrió las ventanas del balcón y contempló La Colmena.

Entonces soñó la ciudad, la ciudad dormida bajo la niebla y el lucero del alba. Y dijo en voz alta: Déjame que te cuente, limeño. Déjame que te diga la gloria del ensueño que evoca la memoria. Luego, volviéndose al grupo criollo, exclamó: -¡Ya tengo la expresión! Pero las canciones no nacen del aire. Tienen su germen, su entraña, su trayecto.

Juanita Loyola Angulo, hija de Victoria Angulo, la inspiradora de "La Flor de la Canela":

Mi madre había conocido a Chabuca jovencita, cuando ésta iba a la casa de doña María Isabel Sánchez Concha de Pinilla, en Barranco.

En 1947, lo sé con precisión porque ese día Chabuca me firmó un álbum de autógrafos, mi madre la llevó a una fiesta en nuestra casa, que era un corralón frente al Puente de Palo, que ya no existe. Estaba en la curva del tren para Ancón (Iba a dar al Jirón Arica, a las calles La Toma y La Palma).

Era un corralón a donde llegaban todos los músicos. Entre ellos, Elías y Augusto Azcuez Villanueva, que eran primos hermanos de mi madre. También iban Bartola Sancho Dávila, prima de mi madre, Manuel Covarrubias, Pablo Casas Padilla, Luciano Huambachano, toda la real academia del criollismo.

Ella captó en la familia de Juanita Loyola Angulo el secreto musical del Rímac. En esa época, Chabuca tenía tres valsecitos. Uno de ellos era "Mi ofrenda". Quería que los cantaran, pero no conocía el ambiente.

Entonces María Isabel le dijo: "Yo te voy a llevar donde Victoria. Ahí van todos. Y un día llegó Maricucha con Chabuca y Louise Darius, una bailarina de ballet francesa que era famosísima y no hablaba ni una palabra de español. Maricucha estaba siempre vinculada con los artistas.

Iba a la casa con los Graña, con todos ellos. Allí la vieron algunos chicos de entonces: Oscar Avilés, Alejandro Cortez y Augusto Ego Aguirre, de "Los Morochucos". En esa época, Chabuca no sabía cómo agradecerle a mi mamá. Y le hizo "La flor de la canela". Chabuca estaba haciendo el valse desde hacía meses. En esa época ella trabajaba en la Antigua Botica Francesa.

Era consejera de los productos de belleza Helena Rubinstein. Entonces, cuando mi hermana y yo pasábamos por el jirón de la Unión, nos convidaba el heladito. Servían los helados en una conchita. Era precioso cómo los servían.

Chabuca nos llevaba después al baño para cantarnos lo que estaba componiendo. Los pedacitos que iba escribiendo de "La Flor de la Canela". El 21 de julio de 1950, día en que mi madre cumplía 48 años, le cantó el vals. -Cuando Chabuca dice: "del puente a la Alameda, menudo pie la lleva", ¿se está refiriendo al Puente de Palo? -Claro. Ella hablaba del Puente de Palo. Sin duda por eso dice: "ahora que aún se mece en un sueño el viejo puente, el río y la Alameda".

Enlace http://wiki.sumaqperu.com/es/Chabuca_Granda

_____________________________________________________________________________________________

CHABUCA GRANDA, por Estación Tierra

Chabuca Granda
Pese a estar identificada con la ciudad de Lima, María Isabel “Chabuca” Granda Larco nació en septiembre de 1920 en una zona de minas de cobre ubicada en el departamento peruano de Apurímac. Aunque cantaba desde niña, su carrera como cantautora se inició tras su divorcio, que provocó un escándalo en la sociedad limeña de aquel entonces.

Pese a estar identificada con la ciudad de Lima, María Isabel “Chabuca” Granda Larco nació en septiembre de 1920 en una zona de minas de cobre ubicada en el departamento peruano de Apurímac. Aunque cantaba desde niña, su carrera como cantautora se inició tras su divorcio, que provocó un escándalo en la sociedad limeña de aquel entonces.

El primer período de su producción creativa fue netamente evocativo y pintoresco; Chabuca le cantó a la Lima antigua señorial de fines del 1800. A esta etapa pertenecen los clásicos “Lima de veras”, “La flor de la canela”, “Fina estampa”, “Gracia”, “José Antonio” y “Zeñó Manué”, entre otros.

Por aquel entonces, Chabuca rompió la estructura rítmica convencional del vals, y sus melodías. Su producción también revelaba una estrecha relación entre letra y melodía, que fue variando con el tiempo hacia una tendencia poética cada vez más sintética.

Con el paso del tiempo, Chabuca modificó incluso las estructuras de la poesía convencional. A esta última etapa pertenece un ciclo de canciones dedicadas a la chilena Violeta Parra y a Javier Heraud, poeta peruano muerto en la revolución de Velasco Alvarado.

En sus últimos años, Chabuca Granda interpretó un repertorio ligado al renacimiento de la música negra afro-peruana que, a pesar de haber estado presente a nivel popular, había sido denostado por razones sociales y raciales. Manejó con maestría “negra” el abanico de ritmos que han enriquecido por años la música popular peruana.

En 1983, Chabuca murió por una disfunción cardiaca en una clínica de los Estados Unidos. Su voz y su vasta creación se extendieron más allá de las fronteras de su país, recreadas también por intérpretes de todo el mundo que han visto en sus obras una fina y sensible expresión de la música del Perú.

Enlace http://www.estaciontierra.com/artistas/artista.php?id=184

_______________________________________________________________________________________________________


Chabuca Granda


Chabuca Granda
Chabuca Granda monumento.JPG
Datos generales
Nombre real María Isabel Granda y Larco
Nacimiento Flag of Peru.svg Cotabambas, 3 de septiembre de 1920
Muerte Flag of the United States.svg Miami, 8 de marzo de 1983
Ocupación Compositora, poetisa e intérprete
Información artística
Género(s) música criolla y afroperuana y andina
Período de actividad 1950 - 1983
Artistas relacionados Óscar Avilés, Violeta Parra, Javier Heraud, Caitro Soto, Susana Baca, Rafael Amaranto.

María Isabel Granda y Larco (Cotabambas, Perú, 1920 - Miami, Estados Unidos, 1983), más conocida como Chabuca Granda, fue una cantautora y folclorista peruana. Creó e interpretó un gran número de valses criollos y ritmos afro-peruanos. Su tema más conocido en el mundo es La flor de la canela.

Biografía

Isabel "Chabuca " Granda nació el 3 de septiembre de 1920, en un asentamiento minero de oro, llamado Ccochasayhuay en Progreso Grau Apurímac, cerca de la provincia de Abancay, ubicada en la región de Apurímac. Esta artista peruana comienza a cantar a los 12 años de edad, y forma parte del coro del elitista Colegio Sophianum de Lima por su voz de soprano. Una operación le produjo la voz grave con la que se dio a conocer. Formó parte del conjunto "Luz y Sombra" junto con Soledad Mujica. Su despliegue personal como cantautora se inicia luego de su divorcio, que fue visto como un escándalo para la sociedad limeña de aquella época.

El primer período de su producción creativa es netamente evocativo y pintoresco; “Chabuca” -–este es el nombre con el que se hizo llamar -– le canta a la Lima antigua, señorial, de comienzos de 1900. Es la ciudad que ella conoció a través de su padre don Eduardo Granda San Bartolomé, la del barrio del Barranco, de grandes casonas afrancesadas, con inmensos portales y jardines de invierno.

Su fama como compositora alcanzó en 1953 nivel nacional, cuando el conjunto Los Chamas grabó su tema La flor de la canela. A esta primera etapa pertenecen también otros temas como “Lima de veras”, “Fina estampa”, “Gracia”, “José Antonio”, “Puente de los suspiros”, "Ha de llegar mi Dueño", “Zeñó Manué” y muchos otros.

Ella rompe la estructura rítmica convencional del vals peruano, y sus melodías, de tesitura muy amplia, alternaron el nuevo lenguaje que propuso con el de los antiguos valses de salón. Su producción también revela una estrecha relación entre letra y melodía, que fue variando con el tiempo hacia una tendencia poética cada vez más sintética.

Más adelante, Chabuca quebrantó incluso las estructuras de la poesía convencional, y el ritmo de las canciones seguirá los pasos de esa evasión de las rimas, consonancias y métricas dadas. A este última etapa pertenece un ciclo de canciones dedicadas a la chilena Violeta Parra y a Javier Heraud, poeta peruano asesinado en 1963.

En sus últimos años, Chabuca Granda interpretó un repertorio ligado al renacimiento de la música afroperuana que, a pesar de haber estado presente en el país, había sido denostada por razones sociales. Manejó con maestría “negra” el abanico de ritmos que enriquecieron la música popular peruana y su poesía tomó el sesgo de la acuarela, el trazo sintético y sugerente de colores y sensaciones.

Su voz y su vasta obra se extendieron más allá de las fronteras de su país. Sus letras han sido cantadas también por intérpretes de todo el mundo, que han visto en sus composiciones una fina y sensible expresión de la música del Perú.

Falleció por una isquemia cardíaca en una clínica de Miami, Estados Unidos, el 8 de marzo de 1983.


_____________________________________________________________________________________________


(María Isabel Granda Larco; Apurímac, 1920 - Miami, 1983) Cantante y compositora peruana. Hija del administrador de la mina de Cotabambas Auraria, Chabuca Granda se trasladó a Lima junto a su familia cuando aún era una niña y allí cursó estudios en el colegio de los Sagrados Corazones de Jesús.


Chabuca Granda

A los doce años descubrió su vocación musical y fue nombrada vicepresidenta de la Asociación de Canto de su colegio. En 1937 formó el dúo llamado Luz y Sombra junto a su amiga Pilar Chamaca Mújica. El dúo cantó en diversas emisoras como Radio Nacional o Radio Miraflores, en la que Chabuca animaba un programa para artistas aficionados.

En 1940 formó un trío con Martha y Charo Gibson; interpretaban canciones mexicanas, muy de moda en la época. Dos años más tarde contrajo matrimonio con el brasileño Enrique Demetrio Fuller Da Costa, del que se separó en 1952.

Su fama internacional procede del vals La flor de la canela, al que siguieron otras exitosas melodías como Fina estampa y José Antonio, que han sido interpretadas en muchas ocasiones por célebres músicos de la talla de María Dolores Pradera.

Enlace http://www.biografiasyvidas.com/biografia/g/granda.htm 

_____________________________________________________________________________________________

A lo largo de su carrera como compositora trabajó diversos ritmos como el tondero, el vals criollo y los ritmos negroides. Estos últimos se dejan ver en melodías como El surco o Me he de guardar. Escribió también un ciclo de canciones dedicadas a su compatriota el poeta Javier Heraud.